Como Cepillarse los Dientes en 2 minutos

Cepillase los dientes correctamente

Nadie nace sabiendo y no es tu culpa si nadie te explicó como cepillase los dientes correctamente. Lo normal es que te cepilles como tu creas que sabes pero lo estás haciendo correctamente?  Con esta guía aprenderás  a cepillarte en solo 2 minutos!  No tendrás excusas diciendo que no tienes tiempo ni tampoco podrás decir que no te los limpiaste antes de ir a dormir porque estabas cansado. Si aprendes la técnica será un antes y un después para tu salud bucal. Recuerda: Solo 2 minutos!

Ante todo llevar un orden:

No vale con pasar el cepillo por cualquier lado y decir ya terminé porque lo más seguro es que habrás pasado el cepillo varias veces por el mismo lugar y por otros no habrás pasado nunca.  Los dientes son como personitas, hay que cepillarlos todos porque si no algunos estarán sanos y otros enfermos. Así de fácil.

Para llevar un orden lo  más práctico es visualizar la dentadura (arcada dentaria) como una “U” o como una herradura de caballo. Tenemos una arriba y otra abajo. A su vez estas arcadas tienen una parte exterior ( la que mira para afuera ) y otra interior que mira para la lengua o el paladar.  El error más común es cepillase por afuera (y mal) y  olvidarse de limpiar por  dentro. Nosotros en cambio llevaremos un orden

Por afuera:

1)Empezamos por la última muela de un lado, continuamos cepillando  los de adelante y terminaremos limpiando la última muela del otro lado. De esta forma no nos hemos salteado ningún diente. Hemos cepillado la “U” x toda su cara externa.

Por dentro:

2) Repetimos el concepto, empezamos cepillando la cara interna de la ultima muela de un lado, continuamos con la parte de adentro de los dientes de adelante y terminamos por la cara interna de la ultima muela del otro lado. Ya hemos limpiado toda la arcada inferior!

Arriba hacemos exactamente lo mismo que abajo: por fuera desde la última  muela de un lado recorriendo todas las caras de los dientes hasta llegar a la ultima muela del otro lado. Idem por adentro.  Bien!  Ahora que ya sabemos el orden que hay que llevar vamos a la acción, a la técnica…

orden-cepillado

Técnica de cepillado

Solo tienes que saber dos cosas y nada más que dos cosas!  La posición y el movimiento del cepillo, eso es todo.

Posición: Aunque te cueste creerlo,  donde más se acumula el sarro es por la parte de afuera y por la parte de adentro de los dientes y no por la parte de arriba donde supone la mayoría. Si te lo pones a pensar tiene lógica. Los dientes están constantemente frotándose unos contra otros, los de arriba contra los de abajo, por lo que es raro que el sarro se acumule en la zona donde hacen contacto que es la cara de arriba y los bordes superiores.  El sarro se acumula en las caras donde no hay contacto que son las caras de afuera y adentro.  Algo así como  la superficie “debajo de la cama” donde nadie pasa y la tierra se acumula.  El sarro crece a partir en la unión encía-diente porque la encía forma un “escalonsillo” solapando al diente que retiene comida (surco gingival)  y si no lo limpiamos bien,  la suciedad irá creciendo hacia arriba y  abajo.

sarro

Teniendo muy en cuenta esto, la posición del cepillo será:

1) Cepillo inclinado 45º respecto al diente por la cara de afuera.

posicion-movimiento-ext

2) Cepillo inclinado 45º respecto al diente por la cara de adentro.

posicion-movimiento-int

De esta forma estamos limpiando la cara de afuera o adentro y también la cara de arriba. Como dice el dicho, “2 pájaros de un tiro”. Es importante que el cepillo se coloque sobre el diente, bien  junto a la encía porque es ahí donde nace el sarro, pero nunca lleves el cepillo sobre la encía misma porque sino no estarás limpiando el diente.

Movimiento:

Super fácil! Movimientos de ida y vuelta atrás-adelante.  No hace falta hacer otra cosa. Ni arriba-abajo ni en círculos. Solo de atrás hacia adelante y tiene su lógica: Es el único movimiento que permite que  los pelos del cepillo recorran todo el contorno del diente limpiando incluso debajo de la encía en la unión encía-diente o surco gingival (el lugar donde nace el sarro).

 

Apliquemos entonces la técnica de cepillado completa:

Colocamos el cepillo inclinado 45º por la parte de afuera de la última muela de un lado, empezamos a hacer movimientos de ida y vuelta atrás-adelante recorriendo todas las caras externas de todos los dientes de la arcada hasta terminar por la última muela del otro lado. Ya hemos limpiado todos los dientes x afuera sin saltearnos ninguno!

Repetiremos ahora por adentro: Ponemos el cepillo inclinado 45º por la cara interna de la última muela de un lado, empezamos a hacer el movimiento atrás-adelante avanzando por el resto de los dientes recorriendo todas las caras internas, pero cuando llegamos a la cara interna de los dientes de adelante nos damos cuenta que no podemos seguir haciendo ese movimiento porque la curvatura interna de la arcada no nos permite mover el cepillo de esta forma. Así que aquí viene el único cambio en la técnica: Pones el cepillo vertical y lo mueves de arriba/abajo limpiando bien la cara interna de los dientes de adelante sin olvidarte de las esquinas de la arcada (parte de adentro de los colmillos ).

posicion-movimiento-vertical

Una vez que limpiamos bien la zona interna anterior, continuamos con la cara interna de los  premolares y molares del otro lado que nos quedó pendiente de la misma forma que lo veníamos haciendo, es decir con el cepillo 45º moviéndolo de atras/adelante hasta llegar a la última muela.

Listo!!  Leerlo lleva más tiempo que hacerlo. En 1 minuto ya habremos limpiado absolutamente todos los dientes y todas las caras y de la arcada inferior!

Repetimos lo mismo en la arcada de arriba. Empezamos por afuera de la última muela, avanzamos y terminamos por la última muela del otro lado y luego lo mismo por adentro  acordándonos que al pasar por la cara interna de los dientes de adelante hay que poner el cepillo vertical con movimiento arriba/abajo.  En total todo llevó 2 minutos!

Puntos a tener en cuenta:

1) Zonas peligrosas: Donde más se acumula el sarro es en la parte interna de los incisivos inferiores (la cara de adentro de los dientes de adelante de la arcada inferior ) y en la parte de afuera de los molares de arriba. Se acumula más  es estas zonas porque están las desembocaduras de las glándulas salivales principales y la saliva está compuesta de agua y calcio entre otras cosas. Si no limpiamos bien estas zonas el calcio de la saliva que pega contra estas caras se irá acumulando  y  si no lo limpiamos se empezará a endurecer  a las pocas semanas a tal  punto que formará una superficie dura sobre  el diente imposible de quitar con el cepillado debiendo acudir  al dentista a que la remueva con instrumental especial.  Estas capas de sarro endurecido se le llaman “cálculo” y es el responsable de la “enfermedad periodontal”, enfermedad por la cual los dientes se empiezan a mover ya que dentro del cálculo viven bacterias que destruyen hueso. La enfermedad periodontal es una enfermedad la mayoría de las veces no duele y si somos descuidados no nos daremos cuenta de ella (enfermedad crónica) hasta que los daños sean visibles. Daños irreversibles la mayoría de  las veces. Asi que cepillarse muy bien estas zonas!

2) Sangrado de encías: Por regla general  sin tener en cuenta enfermedades sistémicas personales, las encías sanas no sangran, solo lo hacen las enfermas. La encía es una mucosa, una piel muy delgada y frágil que si no la limpiamos diariamente se enferma y  puede llegar a sangrar. Es por eso que si notamos que sangra la encía de algunos dientes nos cepillemos muy bien en ese sector ya que el sangrado avisa que esa encía está enferma (gingivitis). Si no cepillamos “esperando el milagro” que se cure sola, cada vez irá a peor. Una encía debería dejar de sangrar a los pocos día de cepillarte correctamente. Si a pesar de todo te  sigue sangrando es mejor que acudas a tu dentista de confianza para que te revise por si tienes algún otro problema además del sarro.

3) Estado del cepillo:  Los pelos (cerdas) del cepillo deben están rectos. Si tu cepillo tiene los pelos abiertos es porque ha llegado la hora de cambiarlo. Un cepillo con los pelos abiertos no limpia correctamente el surco gingival,  donde nace el sarro. Pero no por eso te vas a comprar un “cepillo de alambre” para que te dure más!!!! :P El buen cepillo es aquel que los pelos se abre y se vuelven a cerrar. Si los  pelos son muy duros pueden dañar el esmalte y las encías. Los mejores cepillos son generalmente los que venden en las farmacias, así que evita  ”promos” de supermecado 3×1 porque normalmente esos cepillos bajan precio a costa de calidad y no limpian correctamente. Recordad que nadie se hace pobre por comprar un buen cepillo en la farmacia…

 

Cuantas veces por día hay que cepillarse

Como mínimo 2. Una por la mañana y otra por la noche antes de irse a dormir. El cepillado  más importante es el de la noche. Lo último que debes hacer antes de irte a la cama es cepillarte los dientes. Jamás te vayas a dormir con la boca con sucia porque por la noche la boca se queda quieta, “estancada”, porque que cuando soñamos no  producimos saliva y el sarro empieza a fermentar produciendo ácidos dañinos para los dientes. De ahí que si no nos cepillamos antes de  dormir  o lo hacemos mal, nos despertemos con un sabor feo y  con mal aliento.  Si no hay sarro no habrá fermentación y si no hay fermentación no habrá ácidos causantes de las caries y el mal aliento. Tampoco te olvides de limpiarte bien la lengua que es otra fuente de mal aliento.

El cepillado de la mañana en cambio tiene un objetivo diferente al de la noche. No es para quitarnos los restos de comida porque eso ya lo hicimos antes de irnos a dormir. El cepillado de la  mañana es para quitarnos los ácidos que se produjeron durante la noche por la fermentación.  Por más que nos cepillemos correctamente antes de irnos a acostar siempre algunos pocos ácidos se forman, así que el cepillado “mañanero” es para salir de casa con el aliento fresco sobre todas las cosas.

Ahora que sabes, te tomará solo 2 minutos tener tu boca limpia! No tienes escusa!

Saludos!

 

Nota: La técnica descrita se llama técnica de Bass modificada, reconocida por los periodoncistas. Si tienes alguna duda, no dudes en preguntarle a tu dentista de confianza!

Comparte este post si crees que puede ayudar a tus amigos :)