Me van a quedar blancos?

Los estudios demuestran que determinados tipos de blanqueamiento son capaces de subir hasta ocho tonos . Por supuesto los resultados pueden variar en cada caso. Hay muchos factores a tener en cuenta además de la técnica de blanqueamiento elegida:

Espesor del esmalte:  El esmalte es la protección superficial de los dientes y es mucho más clara que su interior, la dentina ( amarillenta ) . Un esmalte grueso da un tono más claro que un esmalte delgado donde se trasparenta la dentina.

Porosidad del esmalte: Un esmalte con poros grandes se pigmenta rápido pero también se blanquea mas fácilmente que un esmalte con poros pequeños.

Tipo de pigmentación: Una pigmentación “amarronada” es más fácil de blanquear que una azulada o grisácea. Esto depende del tipo de pigmento que penetró en el esmalte.

 

Comparte este post si crees que puede ayudar a tus amigos :)